De Madrid a Logroño

El invierno estaba llegando a sus últimos días, lo cual hacía del paisaje uno de los mas hermosos que jamás había recorrido.

Arribamos a la estación de Logroño después de 4 horas de camino, a donde me esperaba Meli. Temía que después de tantos años no me fuese a reconocer.

La vi a lo lejos, justo después de bajarme del autobús, pero 17 años sin verla me hicieron dudar si era realmente ella. La gente cambia mucho fisicamente en 17 años.

 ¿Meli?
¡Hasta que por fin te encuentro!
Al saber que era ella, la duda se transformó en mucha alegría.
Te vi buscándome, pero no estaba seguro si eras tú.
¡Venga! Dame un abrazo.

Nos subimos al carro en dirección a su casa. Tuvimos una conversación en la que pude resumir 17 años a 20 minutos.

Al llegar, entramos por la parte de atrás de la casa. Y de inmediato un olor muy familiar me trajo bonitos recuerdos de cuando estuve en España por primera vez, a los 6 años.

Intentamos subir las escaleras sin hacer ni el más mínimo ruido. Cada escalón me hacía sentir más y más ansioso. Empecé a imaginar nuestro encuentro. Lo que estaría haciendo en ese momento. Su reacción al verme.

Llegando a la habitación, la puerta entre abierta me permitió escuchar la máquina de coser desde afuera. El sonido que hace la máquina de coser me es tan placentero como el de las chispas que hace una fogata, me crié escuchando ese sonido.

Abrí la puerta para entrar a la habitación.

Meli, que venía detrás de mi exclamó:

¡Mira quien está aquí!…

…Lo que ocurrió después fue el re-encuentro mas lindo de mi vida. Quise compartirlo.

El Mar Que Calma

Sentado en la playa noté como otros, al igual que yo, estaban tan relajados mirando el mar.

Y pensé… “El mar calma. El mar te hace olvidar, absorviendo lo malo que puedas pensar”.

Luego pensé… “Por eso la gente es tan felíz en el mar. Porque el mar te quita el pensar”.

Por eso la gente inteligente se entrega al mar. Se dejan absorver por la marea, hacia muy adentro en su inmensidad.

Si le entregas todo al mar, sabrás de donde vienes y a donde vas. La gente que realmente aprecia el mar, se pierde en su totalidad, porque al mar no le tienen nada que demostrar, no tienen nada de qué alardear.

Y al final supe por qué la gente se relaja tanto en el mar.

Entrégate a la naturaleza y ella te revelará sus secretos.

Mi Primer Post

Antes de que me invada la duda y comience a vacilar conmigo mismo sobre si valdrá o no la pena crear contenido para alguien a quien pueda o no importarle…

Comenzaré confesando que es algo que siempre había querido hacer por muchas razones como: saber que mejoraría mucho mi gramática, sentir el alivio de expresar mis pensamientos y forma de ver las cosas, aportar conocimiento a personas que están empezando a vivir mi mismo camino, entre otras.

Una vez leí que no importa cuanta gente esté haciendo lo que tu quisieras hacer, lo que tu aportes jamás será exactamente igual, ya que cada quien vive su propia historia a su manera y eso la hace única y digna de compartir. Esa teoría desde ese entonces no ha salido de mi cabeza y en estos momentos es mi motivación para seguir escribiendo.

Quiero crear este blog para de alguna forma ayudar a muchos que hoy en día buscan una salida a problemas que yo superé en mi pasado y pude encontrar una solución. Aún no he definido un tópico general, pues sé que procrastinaré en avanzar si en estos momentos decido escoger uno. Iniciaré posteando lo que mi mente considere útil o interesante.

Me da alegría llevar a cabo una idea que tenía en mi cabeza desde hace tiempo. Y me da aún más alegría saber que de ahora en adelante disfrutaré cada minuto que invierta en ella.