Soñador arrepentido

Un lamento hecho suspiro
suelta un sueño arrepentido,
sentado, aún vestido
y ante su anhelo rendido.

Preguntándose a sí mismo:
«¿Qué habría sido,
si un poco más
hubiera insistido?».

Pero antes
de echar todo al olvido,
escuchó una voz
susurrándole al oído:

—No todo está perdido,
pues los lamentos
son parte del camino
y no dictan tu destino.

Lo dí todo

Viviré el momento
sin perderme en pensamiento,
hasta que no quede
ni un rastro de remordimiento.

Nuevos recuerdos
endulzarán mi pasado
y aquietarán el mar
de los futuros arrepentimientos.

Viviré el momento
siempre alerta y muy atento,
hasta que perdón me ruegue el pensamiento.

Por hacerme creer
durante tanto tiempo
que solo fui bueno en perder el tiempo.

Lo que llevo dentro

Ante mi espejo
con ojos tiesos,
juzgo un reflejo
lleno de tropiezos.

Pensamientos
van y vienen,
que creo
poco ciertos.

Son amargos
y muy tercos,
carentes de finales,
carentes de comienzos.

Siguen juzgando
a través del espejo,
sin saber que hay tanto
que no tiene reflejo.

Una desilusión

Mientras más
duele la desilusión
más me doy cuenta
de lo falsa que fue la ilusión.

Amores del pasado

Un dolor del pasado
que no pudo ser consolado
se transformó en el miedo
a salir lastimados.

Por eso, hoy,
más que amar,
preferimos ser amados.

Calma para el alma

No hace falta pedirle calma,
a la discreta naturaleza del alma.

Es tu mente descontrolada,
la que evita que tu alma
pueda ser escuchada.

Dejarse caer

Caer
me hizo entender,
que de no haber caído…
¿tanto habría crecido?
¿lo mismo habría aprendido?

Caer
me hizo ver
todo lo que hemos adquirido,
y que de no haber caído,
jamás lo hubiéramos conseguido.

Hoy día,
sin desespero y con alegría.
acepto la derrota
y agradezco la caída.

Déjate caer.

Soñador afligido

El afán de verlo cumplido
me cegó ante lo más colorido…

…el recorrido.

Escogemos caminos
por su concluir
cuando es el recorrido
el que más nos hará sentir.

Altibajos

Si el progreso no es lineal
¿Por qué te quejas cuando algo sale mal?

Paso a Paso

Para aquel que cada ocaso
se anime a dar un paso,
no existirá el fracaso.