Complejo de salvador

Cuando ni Dios
concede todas nuestras plegarias,
aquí estoy yo,
con intensiones involuntarias
de complacer a todos
para que no me cojan con rabia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.