Qué Pensar

No te juzgues por tus pensamientos,
la mente no se puede controlar.
El secreto está en saberlos filtrar,
cuales desechar, manifestar 
o simplemente disfrutar.

No se trata de controlar tu mente, sino cambiar tu relación con ella. Si intentas dominarla, de seguro perderás batallas. Si la haces tu aliada, en tu vida no existirán murallas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *