Siempre se gana

Testaruda mi ignorancia,
por haberme vendado la mirada
ante un mundo y su abundancia,
al que por haber llegado sin nada,
hasta las pérdidas son ganancia.