Aún me cuesta hacer la cama

Tan espiritual,
que pude escapar
de todo aquello
que no supe afrontar.

Y qué manera
de ignorar
lo que sabía
que andaba mal.

¿Acaso fue un escape
el volvernos espirituales
para no lidiar
con problemas terrenales?