Complejo de salvador

Cuando ni Dios
concede todas nuestras plegarias,
aquí estoy yo,
con intensiones involuntarias
de complacer a todos
para que no me cojan con rabia.