Esos amores del pasado

Un dolor del pasado
que no pudo ser consolado
se transformó en el miedo
a salir lastimados.

Por eso, hoy,
más que amar,
preferimos ser amados.